HISTORIA DE ASHERAH M. KURAN

403 0

Hola, esta es mi historia… yo no creía en el amor a primera vista hasta que vi por primera vez a esa persona, cuando lo conocí, me brillaron los ojos y dije: con él quiero pasar el resto de mi vida,  ¿por qué? Porque es educado, es divertido, me encanta como se expresa, es buen bailarín y compartíamos las mismas creencias.

Nos conocimos por Facebook, él me etiquetó en una imagen, lo acepté y así lo conocí. Fuimos a un bar y conocimos a sus amigos, fuimos y empezamos a disfrutar, de rato me pidió que lo acompañara fuera y acepté. Salimos y me preguntó si la estaba pasando bien y le contesté que sí. Platicamos muchas cosas y en ese momento le pregunté si podía darle un beso, él acertó con la cabeza y se lo di.  Le pregunté que donde había estado toda la vida, me dijo que por ahí, y me abrazó muy fuerte. Esa misma noche me declaré y aceptó.

Pasó una semana y estaba confundida, le hablé pidiendo que nos viéramos, dijo que sí, nos vimos y aclaramos todo, dijimos que no era momento de una relación, que debíamos conocernos bien y quedamos como amigos.  Me gustó y más porque sabíamos lo que queríamos y no queríamos arriesgarnos a perdernos.

Pasó un tiempo y me visitaba en mi casa, hablamos todos los días, fue muy lindo. Yo quería luchar, me arriesgaba para estar con él. Un día lo invité a salir y contestó que sí. Salimos y nos divertimos, me acompañó a mi casa y estuvimos hablando, y me confesó que quería algo serio conmigo pero que tenía miedo de perderme, ya había perdido mucho y no quería perderme a mí también. Le prometí que pasara lo que pasara no me iba a perder a mí, que siempre estaría para él. Me pidió que lo esperara a que su situación estuviera bien y le prometí que sí, que lo estaría esperando.

A partir de ahí toda la magia se fue, una noche antes de irme de vacaciones quería salir con él, me dijo que quería invitar a sus amigos y yo le dije que no había problema. Cuando llegamos a un bar estaba una chica, él y sus amigos y todos nos estábamos divirtiendo. Bebí mucho, estábamos bailando y cuando giré lo vi con la chica besándose… yo estaba devastada, me levanté, tomé mi bebida y me fui sin decir nada.

Cuando llegué a mi casa comencé a lastimarme, fue horrible… recordé todas las cosas que me había dicho y yo le había creído, que no quería lastimarme, que no quería perderme y lo hizo, me sentí muy tonta… me fui de vacaciones y duré un mes sin hablar con él.

Cuando lo volví a ver ya no sentía nada, no quería sentir nada, ahora solo lo veo ya como un amigo, sentimentalmente lo estoy dejando… estoy alejando a las personas que me lastiman, aún duele pero poco a poco lo estoy dejando, y prefiero ser su amiga y ayudarlo, es todo lo que quiero.

A veces somos las personas destinadas para conocerse, no para quedarse…

Deja un comentario