“Jamás el sabor de un trago de MEZCAL sabrá igual a otro, aun viniendo de la misma botella. De la misma manera es todo en esta VIDA: cambiante, incierto, inseguro, y justo ahí radica la magia. En entender que lo único que nunca cambia es que todo cambia. Y con la amabilidad y amor con que entendamos esto, nuestra vida dejará de ser un lastre pesado en el que nos aferremos a cargar lo que ya fue, lo que dejó de ser y lo quisiéramos que fuera. Volvamos a ser niños aceptando estos cambios como juegos. Cambios nuestros, cambios de los demás, cambios de las cosas, cambios de la vida misma”


Fernando Arias Carmona