¿SE VALE?

364 0

Le han cumplido un capricho a su adolescente interno? Por igual, para hombres y mujeres, siempre que somos adolescentes tenemos amores platónicos, inalcanzables, al mismo nivel que una estrella de las películas, así los vemos y así los dejamos guardados en un rincón de nuestra cabeza.

Pues resulta muy chistoso como 20 años después (literal!) te topas a uno de esos amores imposibles. En mi caso hay un punto adicional muy importante en este reencuentro, de hecho es el punto importante de mi historia, esta estrella de mi adolescencia fue el mejor amigo de mi primer amor.

Mi primer amor, la primera vez que me enamoré con el corazón, la mente y el alma. En este momento no quiero ahondar mucho en este tema porque definitivamente quiero dedicarle a ese gran amor perdido su artículo correspondiente, pero si quiero decir que lo que viví con él no fue una relación común, y menos porque vivíamos los dos en un pueblo chico donde la gente juzga y es cruel, y nosotros éramos muy diferentes uno del otro como para que la gente no opinara, pero fuera de eso, fue una relación muy intensa, muy inolvidable…. Y como esas historias suelen terminar, y nosotros no fuimos la excepción,  terminamos de la fregada.

Mi ex amor tenía un amigo guapísimo, no exagero, es modelo y toda la cosa. Y encontrármelo casi 20 años después, pues me encontré con la grata sorpresa de que se convirtió en un hombre guapísimo e interesante. Muy interesante, definitivamente no es una persona que te encuentras fácil, no ha vivido cosas comunes y tiene una plática que dudo poder compartir con otra persona.

Adicional, tenemos recuerdos de unos días muy lindos que compartimos, lindos y desastrosos. Mi ex amor y su amigo vivían en el límite del peligro, les encantaba la adrenalina, buscaban problemas, eran poderosos en su medio, tenían un atractivo altamente peligroso para adolescentes como yo. Hicimos el grupo perfecto y la combinación “ideal”, mi amiga inseparable de la época y los dos sujetos en cuestión formamos una gran amistad, de verdad, los cuatro nos hicimos una familia muy extraña que se quería sin condiciones. Ella y yo éramos unas inocentes y un poco estúpidas que nos dejamos apantallar por ese mundo desconocido donde de alguna manera encontramos nuestro lugar, porque varios años se volvió nuestro espacio más querido y seguro. Porque eso sí, esos dos muchachos nos cuidaban con su vida!

Por azares del destino, el novio de una de mis amigas es amigo del amigo de mi ex novio (si, así de revoltoso), y hace unas semanas, mi amiga y su novio me invitaron a salir con ellos a cenar, no sin mi berrinche previo de no querer ser mal tercio y la condición fue que se llevaran a un amigo adicional para yo poder convivir y no sentirme incómoda.

Así fue como me reencontré con él, con él y millones de recuerdos.

Los recuerdos y la nostalgia tiene un poder muy especial que une a las almas que los compartieron, y más si los recuerdos no son comunes, y es que de verdad lo que vivimos en esos años nos superaba, no nos movíamos en un mundo normal, no éramos normales y eso no se nos olvidará nunca.

Y volviendo al tema, 20 años después, te encuentras con ese adolescente que te robaba el sueño a ti y a tus amigas, con la sorpresa que te ve con otros ojos porque definitivamente ya no eres esa niña boba que conoció, ya eres una mujer hecha y derecha y ves un destello de interés en esos ojos de estrella, no importa qué tipo de interés, se vale???

Deja un comentario