MAFALDA Y TÚ

300 0

Hoy quiero hablarte a TI, a ti que llegaste a mi vida de una manera tan sorpresiva y tan bonita, que hoy eres un sueño hecho realidad, porque eso es lo que eres hoy para mí, y eso es precisamente lo que quiero tratar de describir aquí, el gran valor que tienes. Y para hacerlo, voy a hacer referencia a un alma que es súper importante en mi vida, tú la conoces, esta alma también me enseñó el poder de las sorpresas que llevan amor incluido y la importancia de mantenerlo vivo.

Yo conocí a Mafalda en un refugio de animales, Mafalda es mi perrita para los que no la conocen, Mafalda es una perrita rescatada que es mi adoración. Un domingo me levanté con el propósito de adoptar un perrito, y casualmente ese día la Sociedad Protectora de Animales tenía en exhibición unos perritos para que la gente pudiera verlos y adoptarlos, y me acuerdo perfectamente el momento en el que llegué al parque y no vi otra cosa más que a Mafalda, y Mafalda, que en ese momento se llamaba Bianca, estaba sentada en una esquina alejada de los otros perritos, Mafalda estaba sentada esperándome, sí ya sé que suena súper loco pero así fue, y yo en cuanto la vi supe que era ella, supe que debíamos estar juntas y que debíamos formar una familia, como si de alguna manera nuestras almas ya estuvieran conectadas. Y a lo que voy, es que ahora el solo hecho de pensar que alguien más pudo ganarme a Mafalda, por así decirlo, que alguien la hubiera visto primero, me aterra, me aterra pensar en eso, de hecho se me acelera el corazón y no de una manera agradable, pensar que por segundos, por minutos, por lo que sea que pudo haber pasado, hoy no hubiéramos podido coincidir, me parte el corazón. Pero bueno, las cosas salieron bien, hoy Mafalda forma parte de mi corazón, de mi vida, de mi familia, es de las almas que más quiero en el mundo y yo la considero mi hija, y tenemos un final feliz en ese aspecto.

*

Y la sorpresa de conocerte a ti, de tenerte en mi vida, de compartir momentos tan increíbles que me has regalado, el solo pensar que nos pudimos haber perdido todo eso, que hoy podemos perder todo eso, me aterra, es el mismo sentimiento que tengo al pensar que por alguna razón Mafalda y yo no pudimos haber coincidido. Entonces, eso es lo que siento hoy, y por eso mismo me prometo a mí misma cuidarlo, hacer todo lo que esté a mi alcance para conservarlo bonito, sano, real, que no muera, al contrario, que siga creciendo de manera fuerte. Que la sorpresa de tenerte no termine, que me siga maravillando el sentimiento de poder compartir contigo.

Hoy quiero expresarte ese sentimiento, ojalá me haya explicado bien y pueda hacerte saber el gran valor que tienes para mí, el gran valor que tienes en mi vida, y el valor que yo le doy al cuidarte, porque si te pierdo, perdería una parte muy importante de mi alma.

Deja un comentario